BDSM

BDSM es un tema de relaciones sexuales consentidas entre actividades que se consideran “pervertidas”, incluyendo temas tales como el intercambio de poder (dominación y sumisión), la servidumbre, el sadomasoquismo, spanking, bondage, etc.

Existen muchas prácticas fetichistas, entre ellas el fetichismo de los tacones, el de la ropa de cuero y los juegos de rol en los que cada parte asume uno de los papeles, tales como los de maestro/a-alumno/a, doctor(a)-paciente, niñero/a-bebé, juegos de entrenamiento de mascota, y otros.

Todas las actividades enmarcadas en el BDSM tienen un elemento común: los participantes construyen, de forma voluntaria y partiendo de una situación de consenso, relaciones con marcado traspaso de poderes, Erotic Power Exchange (EPE o Intercambio Erótico de Poder) en donde una parte ejerce el rol dominante o activo, y otra parte el sumiso o pasivo.

Algunas de las prácticas que engloba el término, como la humillación erótica, el dolor, la sumisión y otras, no podrían entenderse al margen de su implicación con una específica forma de placer mutuo, sin la cual las citadas prácticas se asociarían con sensaciones desagradables. Durante una sesión (el tiempo en que se practica ese intercambio de poder) los participantes acuerdan determinadas reglas para garantizar que las prácticas se realizan en un entorno de consenso y libre voluntad (conocido con las siglas SSC o sensato, seguro y consensuado). Se puede practicar en algunos clubes o bares en Madrid y Barcelona especializados en la temática BDSM aunque lo más normal es jugar mezclando esta práctica con otros juegos eróticos o sexuales más convencionales en un entorno de pareja (casi nunca son parejas estables). Desde 1999 ha nacido un nuevo modo de BDSM llamado dominacion profesional, que incluye prácticas consensuadas con clientes sumisos de ambos sexos; prácticas llamadas sesiones, internamientos y otras que es considerado por la sociedad y por todos los practicantes un nuevo tipo de Prostitución que intentan poner de moda (también llamado Femdom si la dominante es mujer o Master Dom si es un hombre el dominante). Se anuncian en páginas webs o blogs personales en Internet. Casi todos son de mujeres que cobran dinero por sus servicios de prostitucion profesionales especializados en BDSM y se hacen llamar Amo o Master (si el dominante es hombre ) y si es mujer Ama, Mistress o Domina. Muchas de ellas ponen como requisito no tener coito (penetracion de hombre a mujer) o sexo explícito para acceder a sus servicios eróticos.

Ejemplo de BDSM

A %d blogueros les gusta esto: